Mi buen amigo, sé que estás aquí porque necesitas un cambio en tu vida sexual. Llevas mucho tiempo sufriendo de eyaculación precoz y estás buscando la solución definitiva a tu problema. Pues llegaste al sitio correcto porque hoy podrás decir adiós eyaculación precoz, no te volveré a ver. 

Prepárate para aprender como tener el sexo más candente, largo y monumental que hayas tenido en tu vida. Por que si quieres que tu pareja se moje por completo y desborde de explosivos orgasmos entonces te invito a que pongas atención durante las siguientes lineas.

Soy Rafael Rodriguez, actualmente vivo en el norte de Estados Unidos y quiero ser honesto. Aunque me he curado de eyaculación precoz, sigo teniendo vergüenza por haberla vivido.

Y más por que otras personas se enterasen de mi o me asocien con esto. Por eso mi cara de «tómame la foto como que no me doy cuenta» jeje. Bueno fuera de bromas, soy un hombre que durante toda su vida sufrió de eyaculación precoz.

De hecho durante mi adolescencia pensé que esto era algo natural hasta que me topé con la horrible verdad. Cuando por fin estuve con una chica en los salones en construcción al fondo, ella decidió era buen momento de tocarme.

Lo hizo, ¡pero Dios!, bajó mi pantalón y mi pene brincó con fuerza, pero al ver su cara a la altura de mi pene me dio un golpe de excitación tan fuerte que con la sola imagen tuve un «disparo» tan fuerte que casi le doy en los ojos.

Mi erección no se fue, bendita juventud, Lily no se desanimó y decidió empezar a estimularme, pero apenas sentí sus dedos tocarme y «disparé» nuevamente llenando su mano.

Aun tenía la erección, pero mejor lo dejamos así. No pasó a mayores y me di cuenta tiempo después que ella tampoco sabía qué estaba pasando y mi reputación quedó intacta. Aunque yo seguía en la ignorancia.